Tanto si ya te has graduado como si estás a punto de hacerlo, trabajar en Renfe es una de las salidas laborales de las que dispones para dedicarte al sector del transporte de viajeros.

Existe una gran variedad de puestos de trabajo dentro del Grupo Renfe: Maquinista, Estructura de Dirección, Técnico de ingreso, Fabricación y Mantenimiento, Supervisor Comercial o Jefe de Línea, entre otros. Sin embargo, me voy a centrar en el puesto de Operador Comercial.

Las tareas del Operador Comercial N1 y N2

Hay dos modalidades de operador comercial:

  • Operador Comercial N1: son los interventores o revisores que viajan dentro del tren comprobando que todos los viajeros lleven su billete. Para optar a este puesto es necesario tener mínimo un año de experiencia como operador comercial N2 y se accede mediante promoción interna.
  • Operador Comercial N2: comúnmente conocido como “taquillero”, es la persona que está en la taquilla de la estación. Es el puesto más asequible para entrar a trabajar en Renfe. En función de la estación en la que trabaje, realizará unas tareas u otras.

Por encima de estos puestos se encuentra la figura del Operador Comercial Especializado, el cual se encarga de que no haya descuadres en las cuentas, realiza la recaudación de las máquinas autoventa en las estaciones de Cercanías, pide cambio a la empresa de Transporte de Fondos y contesta las hojas de reclamaciones de los viajeros.

Estación de Renfe en Los Boliches, Fuengirola

Tipos de estaciones

  • Núcleo de Cercanías: prima la atención al cliente, controlar el buen funcionamiento de las máquinas autoventa, escaleras mecánicas y ascensores.
  • Canal de venta: son el resto de estaciones (AVE, Larga distancia y Media distancia) y se realizan ventas, cambios o anulaciones de billetes, emisión de facturas, modificar los paneles de salidas/llegadas y megafonía. En las estaciones de enlace también habrá que estar pendiente de los retrasos de los trenes, sobre todo cuando un viajero ha de coger otro tren y lleva un billete con enlace garantizado.

 

Condiciones laborales en Renfe

Los trabajadores del Grupo Renfe tienen la condición de personal laboral fijo, pues a pesar de ser empleados públicos, no son funcionarios.

Se trata de un trabajo a turnos, por lo que habrá veces que tengas que trabajar en fines de semana y festivos. Los turnos son rotativos de mañana (6:30-14:00h) o de tarde (14:00-21:30h). No hay turnos de noche porque esa franja horaria está reservada para la circulación de trenes de mercancías. Dispones de 35 días de vacaciones más 6 días de asuntos propios al año.

Al tratarse de una Entidad Pública Empresarial (EPE) con presencia a nivel nacional, debes tener movilidad geográfica absoluta porque tu plaza puede estar a kilómetros de tu residencia habitual.


¿Cómo trabajar en Renfe? Requisitos para presentarte

Se exige Bachillerato o Formación Profesional de Grado Medio. Si dispones de alguna carrera universitaria, te servirá para poder ascender a algún puesto en el que sea requisito tenerla. En cuanto a los idiomas, no son obligatorios pero sí valorables, ya que cuentan como méritos. Los títulos que presentes deberán estar compulsados y se envían escaneados a través del Portal de Empleo de Renfe.

Convocatoria Renfe de 2017

Fases del proceso de selección

    1. Verificación de datos y méritos: esta fase tiene un peso de hasta el 40% del total de la nota final. Idiomas como el inglés, francés o alemán te darán más puntuación siempre que los tengas certificados (mínimo B2). Si anteriormente has trabajado para Renfe con un contrato temporal o a través de una beca, también te servirá para acumular puntos.

 

    1. Oposición: es la fase crucial y con más peso (60%). El temario lo facilita la propia Renfe y trata sobre el Estatuto de Renfe Operadora, el Informe Anual del año anterior a la convocatoria, las Condiciones Generales del Transporte de Viajeros, la Ley de Igualdad y el Plan de Lucha contra el Cambio Climático de Renfe. Se divide en 2 partes: teoría y psicotécnico, debiendo aprobar ambas. La oposición se celebra en Madrid y dura unas 3 horas.Si no consigues plaza pero estás aprobado, pasas a estar dentro de una bolsa de empleo para cuando surjan futuras vacantes (jubilaciones, bajas laborales, etc.).

 

    1. Entrevista personal: es la fase más sencilla pues consiste en una entrevista en la que se tratan temas como la experiencia laboral, el manejo de situaciones bajo presión o cómo lidiar con un cliente enfadado.  El 99% de los que acceden a esta fase obtienen el apto.

 

    1. Reconocimiento médico: antes de firmar el contrato debes realizar un reconocimiento médico completo (análisis de sangre y orina, visión, audición, electrocardiograma y test antidroga).

 

  1. Formación inicial: un mes antes de la incorporación a tu puesto de trabajo se imparte una formación centrada en el manejo de los programas de venta de billetes, manipulación de máquinas autoventa, prevención de riesgos laborales y autoprotección.

Enlaces de interés

Si finalmente te decides a presentarte a esta oposición, deberás estar atento a las futuras convocatorias que se publiquen en el portal de empleo de Renfe.

No obstante, te recomiendo que eches un vistazo a la web Cómo ser ferroviario, un blog donde se publican las últimas novedades sobre las convocatorias de Renfe y Adif.

***

¿Te ha sido útil esta info? ¿Tienes entre tus planes próximos trabajar en Renfe? Cuéntanos en los comentarios, que te leemos 👇

Ayúdanos a que esta idea llegue lejos
May I have your attention, please? Se informa a las señoras y señores visitantes que esta web usa cookies para mejorar tu experiencia.    De acuerdo, cuéntame más sobre la Política de Cookies